Tienda de zapatos en una de las calles del casco histórico de Ámsterdam. Foto: Shirley Agudo

Comentarios