El hallazgo  en 1991 de un  cadáver muy bien conservado de 3.000 años de antigüedad reveló (entre muchas otras cosas) que los humanos antiguos tatuaban su cuerpo.  El cuerpo momificado fue llamado “Ötzi” (en honor al  lugar de los Alpes en donde fue encontrado). Ötzi tenía  más de cincuenta tatuajes alrededor del cuerpo, algunos científicos sugieren  que dichos tatuajes pueden ser evidencia de una forma temprana de la acupuntura; si esta hipótesis fuese cierta, podría situar a la acupuntura  2.000 años antes de su primera aparición documentada en China.

Los tatuajes tienen una larga historia culturalmente  significativa, utilizados como un signo de iniciación  de asociación a un  clan o una  tribu,  o a la libertad sexual individual.

En la época victoriana, las mujeres de clase alta tenían sus cuerpos tatuados como un símbolo de independencia. Sus cuerpos eran libros de subversión: una historia secreta entre mujeres y los tatuajes., Margot Mifflin cree que este fue un “gesto feminista” por parte de esas  mujeres “tomando el control de sus cuerpos cuando apenas tenían el control en otros asuntos.”

La madre de Winston Churchill, Jennie,  tenía un tatuaje de serpiente alrededor de su muñeca como símbolo de su independencia. Sin embargo, no todas las mujeres victorianas que lucían tatuajes se los hicieron por voluntad propia. Mifflin comenta que algunas mujeres pobres  fueron  tatuadas por  la fuerza para ser expuestas  como atracciones en ferias y carnavales.

La primera mujer “tatuadora”  de la cual existen registros era Maud Wagner, quien se decía que había negociado una cita con su futuro esposo para aprender el arte del tatuaje. En la década de 1920, los tatuajes en todo el cuerpo  eran populares, pero su encanto se perdió durante la como símbolo de estatus forastero.

Las fotografías muestran mujeres tatuadas desde principios de la década de 1900 a 1960.

Comentarios