Se pueden instalar techos y muros verdes casi en cualquier superficie ya sea plana o inclinada, previo estudio de las condiciones. Se pueden integrar casi sin gasto de agua,
Los muros verticales apenas precisan mantenimiento porque funcionan con el principio hidropónico, el gasto de agua es mínimo, puesto que el agua sobrante vuelve a ser recogida y se utiliza para posteriores riegos mediante circuito cerrado, el único mantenimiento necesario es una revisión periódica de las instalaciones, así como eventuales podas.

Se pueden instalar techos y muros verdes casi en cualquier superficie ya sea plana o inclinada, previo estudio de las condiciones. Se pueden integrar casi sin gasto de agua,
Los muros verticales apenas precisan mantenimiento porque funcionan con el principio hidropónico, el gasto de agua es mínimo, puesto que el agua sobrante vuelve a ser recogida y se utiliza para posteriores riegos mediante circuito cerrado, el único mantenimiento necesario es una revisión periódica de las instalaciones, así como eventuales podas.

Comentarios