Brandon Bryant trabajó entre 2007 y 2011 como operador de drones estadounidenses y participó en ataques con estas aeronaves no tripuladas en Irak, Afganistán, Pakistán y Yemen.

En un bombardeo en territorio afgano quedó “profundamente convencido” de que una de las víctimas fue un niño y sintió “repugnancia”.

“¿Cómo podían ser nuestras acciones ser legales y justas?”, comenzó a preguntarse.Tras cuatro años y medio Bryant decidió abandonar el programa secreto de drones.

Vea la entrevista concedida por Brandon Bryant al programa Witness, de la BBC.

Comentarios